www.digitalfotored.com
Historia fotografía
Fotógrafos siglo XIX
Fotógrafos siglo XX
Cámaras fotográficas
Objetivos para cámaras
Luz y el color
Componer una fotografía
Como fotografiar
  Fotografíar niños y bebes
  Fotografiar animales
  Fotografiar la naturaleza
  Fotografiar paisajes
  Fotografiar bosque y mar
  Fotografíar nieve
  Fotografiar el cielo
  Fotografiar el agua
  Macrofotografía
  Fotografiar flores e insectos
  Fotos en invierno
  Fotografiar la arquitectura
  Fotografiar pueblos
  Fotografiar interiores
  Fotografiar naturaleza muerta
  Fotografiar los deportes
  Fotografía aérea
  Fotografía Subacuática
  Fotografía astronómica
  Fotografía científica.
  Fotografía microscópica.
La película fotográfica
Laboratorio fotográfico


 

Hacer fotos al cielo


El cielo, tantas veces inmóvil en nuestras fotografías, es un elemento fotográfico con gran capacidad de sugestión. Las nubes y las horas lo transforman contínuamente. Se convierte de una tonalidad rosa al alba, azul intenso durante el dia y rojo intenso a la puesta del sol. Nubes suaves y nubarrones tempestuosos visten de forma elegante y espectacular una composición fotográfica, en las cuales se puede hacer navegar lo inimaginativo y producir una fantasía majestuosa.

Las nubes, delante del sol crean fuertes contrastes.

Fotografiando el crepúsculo


La imagen por excelencia, la puesta de sol, colorea con tintes cálidos. Ideal para siluetear un plano o imagen. Las imágenes más interesantes se toman cuando las nubes cubren parcialmente el sol creando así un fuerte contraste. Las aguas en el crepúsculo se reflejan cómo un espejo y se funden en el cielo.

Fotografiar rayos, arco iris


El arco iris: Los magníficos colores del arco iris son producidos por la refracción de los rayos del sol, en las diminutas gotas de agua suspendidas en el cielo. El mismo fenómeno se puede ver cerca de alguna cascada o de una fuente. Para una correcta toma fotográfica, hay que valorar la luminosidad del cielo y efectuar más de una exposición.

Rayos: Los rayos son particularmente difíciles de fotografiar. La cámara debe estar montada sobre un trípode y orientada en dirección a la parte del cielo de donde se producen frecuentemente descargas eléctricas, o más bien dicho destellos. El obturador deberá permanecer abierto hasta la desaparición del destello. Si se dispara en un momento cualquiera y se mantiene el disparador pulsado, es decir, el obturador abierto, en el instante en que aparece un relámpago éste se imprime en la película y se deja de disparar. Si se desea, se pueden combinar varios relámpagos manteniendo el disparo durante el tiempo necesario para que aparezcan éstos o utilizando multiexposición.


Google
  Web www.digitalfotored.com   

 

redcoon Ofertas de Viajes 209 €
Inicio de página Inicio de página   Índice de sección   |   Mapa del sitio   |   Webmasters   |   Colaborar   |   Enlaces   |   Recomendar   |   Favoritos  
Esta página forma parte del sitio: digitalfotored: Fotografía digital y diseño gráfico   |   © digitalfotored